Compartir

Es increíble ver como todavía no se ha presentado un teléfono de forma oficial y ya se está rumoreando sobre su sucesor. El Samsung Galaxy S10 es probablemente el teléfono más esperado actualmente y se espera que incorpore un procesador de fabricación propia, el Exynos 9820 (en otros mercados será el Snapdragon 855). Como viene siendo normal, esperábamos que el Samsung Galaxy Note 10 contara con este mismo procesador, pero parece ser que este año la estrategia de Samsung es diferente.

Normalmente la familia Note se presentaba ligeramente mejorada respecto a la S y con cambios estéticos, pero solían incorporar el mismo procesador, cámara y gran parte de la hoja de características. Este año, podría ser la primera vez en mucho tiempo que vemos a un miembro de la familia Galaxy Note, el Samsung Galaxy Note 10, con un procesador diferente y mejorado respecto al del Samsung Galaxy S10.

El Samsung Galaxy Note 10 podría llevar el Exynos 9825

En el mundo de la tecnología sabemos que hay gente con contactos especiales que consiguen la información de las marcas mucho antes de que el resto del mundo se entere. Entre otros, los más importantes podríamos decir que son Evan Blass y Ice Universe. Cuando uno de estos dos usuarios sacan a la luz algo de información, las probabilidades de que sea cierto son muy altas y algo así es lo que hemos visto sobre el Samsung Galaxy Note 10.

Técnicamente Ice Universe no está hablando sobre el Samsung Galaxy Note 10, pero habla del procesador Exynos 9825, un procesador del cual no tenemos ninguna información y que solo por el nombre podemos intuir que es más potente que el Exynos 9820 que veremos en los Samsung Galaxy S10 y S10+. Además, habla de la posible llegada de este procesador en la segunda mitad del año, ¿y que teléfono de gama alta de Samsung llega en la segunda mitad del año? Correcto, el Samsung Galaxy Note 10.

Este año podría ser el único año en el que viéramos a un terminal de la familia Galaxy Note con un procesador mejorado respecto a la familia Galaxy S, por lo que de ser así finalmente, podría no ser el único gran cambio que viésemos en este terminal. De momento nos centraremos en lo que llega dentro de poco, en el Samsung Galaxy S10 sobre el cual todavía queda mucha información por conocer y tan solo un mes hasta su presentación.